• Fr. Austin

"Viven Siempre Alegres" (Estas Bromeando?)

¿Cuántos de ustedes se toman en serio las Escrituras? Quiero decir, ¿escuchas las palabras escritas en nuestra Biblia y se sienten obligados a obedecer lo que Dios nos pide que hagamos a través de los escritores sagrados? ¿Lo hacen ustedes? Pues bien, esto es lo que la Palabra de Dios nos llama a hacer hoy: Dios, a través de San Pablo, nos manda: “Vivan siempre alegres”.


Lo escucharon? "¡Algegres!"


Ese es el sentimiento que subyace en la celebración de hoy del "Domingo Gaudete". Nosotros, como iglesia, como discípulos de Jesús, estamos llamados a regocijarnos, y no solo aquí y ahora, sino "siempre".

Este año, cuando veo que se nos han presentado innumerables razones para no regocijarnos, me parece una tontería vestirnos de rosa y celebrar el domingo "Gaudete" y recibir la orden de regocijarnos como un deber religioso. Sin embargo, eso es precisamente a lo que nos enfrentamos. Encienda la televisión: el coronavirus se ha cobrado la vida de 1,6 millones de personas en todo el mundo y casi Treciento mil 300.000 aquí en Estados Unidos, y estamos llamados a “vivan alegres”; las recientes elecciones han polarizado aún más a nuestra nación y algunas personas incluso están hablando de rebelión, y estamos llamados a “regocijarnos”; los incendios forestales están destruyendo gran parte de California e incluso otras áreas de nuestro país, y estamos llamados a “regocijarnos”; miles, si no millones, de estadounidenses han perdido sus trabajos y enfrentan un futuro incierto, y estamos llamados a “vivan alegres”; cada semana nos enfrentamos a la posibilidad de no poder salir a misa, y todavía estamos llamados a “alegrarnos”.


“Vivan siempre alegres”, nos dice San Pablo. No es una sugerencia, como si hubiera otra opción. Sin embargo, no es un tipo ingenuo de dicha ignorante a la que Dios nos está llamando. Para Pablo, hay una razón para este llamado al regocijo. En otro lugar donde Pablo nos insta a “alegrarnos siempre”, agrega esta razón: “El Señor está cerca” (Filipenses 4: 5). La cercanía del Señor es la razón de nuestro gozo, y esta cercanía llega a pesar de la oscuridad de nuestro mundo, así como Cristo entró en la oscuridad de Su mundo en Belén, hace tantos años.


Las amenazas existenciales y sociales actuales a nuestras vidas y nuestra fe pueden parecer persecuciones. Hoy en día, muchos se lamentan a menudo de la "guerra contra la Navidad", con demandas seculares de "felices fiestas" (Happy Holidays) en lugar de "Feliz Navidad". Vemos cómo la celebración del nacimiento del Señor se ha convertido simplemente en una oportunidad para que Macy's gane clientes y Katy Perry venda álbumes, y nos quejamos. "¡Guardemos a Cristo en Navidad!" "¡Jesús es la razón de la temporada!"


Ciertamente verdad. Pero el otro lado de esta queja es que a veces podemos usar "Feliz Navidad" como un asalto a otros: un misil disparado en esta "guerra contra la Navidad" de nuestro parte. Los cristianos pueden mirar a su alrededor y ver dónde estamos siendo empujados a los márgenes en una sociedad cada vez más secular. Es persecución, sí. Pero, ¿quién más es perseguido?


Los que son diferentes: el extranjero, el gay, el musulmán.


Aquellos que están afligidos: el alcohólico, el adicto, el pecador.


Los necesitados: los no nacidos, los ancianos, los enfermos.


Yo sé de un hombre que se asoció voluntariamente con esta gente. Él también fue perseguido. Quizás aquí es donde la Iglesia necesita estar para identificarse más fielmente con aquellos que más necesitan la misericordia y el amor de Dios. Estar cerca de ellos es estar cerca del Señor. Y estar cerca del Señor es nuestra razón para vivan alegres, incluso siempre.

A lo largo de este año, también hemos visto luces brillando en nuestra oscuridad. En medio del sufrimiento y el aislamiento del coronavirus, hemos visto a trabajadores de primera línea sacrificarse para servir y cuidar a los enfermos y vulnerables. En la retórica divisoria de nuestra política actual, vemos personas que están dispuestas a defender la paz y la comprensión a través de esas diferencias. En las “distancias sociales” impuestas, vemos personas, familias, amigos, que se acercan a través de la bendición de la tecnología para forjar comunidades de nuevas formas.


Este año, se nos ordena regocijarnos, como lo hemos estado en años pasados. Estamos llamados a estar con el Señor dondequiera que lo encontremos, a menudo en los lugares más simples y marginales. Y estamos llamados a vivan alegres porque estamos cerca de Él. Este es un lugar de regocijo y no tiene nada que ver con circunstancias externas; se trata de estar donde está Jesús. Allí, podemos cantar el sencillo canto de bienvenida a Aquel que viene al mundo en un establo, porque no había lugar en ningún lugar de comodidad. Y, sin embargo, allí, en el pesebre, se proclamó por primera vez la mayor alegría del mundo.

15 views0 comments

Recent Posts

See All