• Fr. Austin

Sobrevivir o Prosperar


Quieres sobrevivir? ¿O quieres prosperar?


La supervivencia es lo que preocupaba a los discípulos en la barca mientras lloraban a Jesús durante la tormenta. "¿No te importa que nos hundamos?" se quejan a un Jesús dormido. La supervivencia es lo que nos impulsa a retroceder hacia nosotros mismos, a nuestras cuevas seguras y rutinas familiares, y nos mantiene atrapados en la vida de “las mismas cosas, en un día diferente”. En última instancia, caemos en la rutina y buscamos cualquier cosa nueva y llamativa que prometa algo interesante.


La supervivencia de los seres humanos es una cuestión de inercia: los cuerpos en reposo tienden a permanecer en reposo y los cuerpos en movimiento tienden a permanecer en movimiento. Si estamos contentos con la vida, no vemos ninguna razón para cambiar. Sin embargo, siempre habrá fuerzas que interrumpan esa inercia, fuerzas iguales o mayores que nos saquen de nuestras zonas de confort, ya sea para regocijarnos o aterrorizarnos. Estas son las "tormentas" que surgen en la vida. Para alguien que simplemente sobrevive, estas tormentas son eventos espantosos. El objetivo en estos momentos es capear la tormenta para volver a una estasis que antes había sido cómoda.

Aquí hay un secreto: ¡todos morimos!


Tú y yo estamos en medio de una tormenta que llamamos vida. Por eso pregunto, ¿quieres sobrevivir o quieres prosperar? La supervivencia tiene que ver con nuestro esfuerzo, por nuestra cuenta. Sin embargo, prosperar se trata de la gracia de Dios y nuestra cooperación con ella. La clave para pasar de uno a otro es la fe; y la fe es el mensaje de las lecturas de hoy.


La fe es la curación de la visión de la mente. Tener fe es recibir un nuevo par de ojos que nos permita ver la realidad en sus verdaderas dimensiones. Nos da los contornos del mundo invisible pero muy real que nuestros sentidos humanos no pueden percibir. Si los discípulos hubieran tenido esa visión más aguda, no habrían sido menos conscientes de su peligro, pero habrían visto a Cristo como era, “Aquel que pusó límites al mar, cuando salía impetuosa del seno materno; [quien] hizo de lad nubes sus pañales ... [quien] le puso límites con puertas y cerrojos. " Habrían sabido que estaban en buenas manos sin importar las circunstancias inmediatas. San Pablo habla de estos nuevos ojos de fe en la segunda lectura: “No juzgamos a nadie con criterios humanos. Si alguna vez hemos juzgado a Cristo con tales crierios, ahora ya no lo hacemos". Solíamos ver solo con nuestros ojos humanos (carnales). Pero se nos ha dado el don de la fe y nuestros ojos se han abierto a la realidad. Ahora vemos a Cristo -y a los demás – a la luz de esa visión clarificada. Vemos de verdad.


Prosperar como discípulo significa que entendemos que Dios tiene el control, que pertenecemos a Cristo y que Él ha conquistado el poder del Maligno. En el Evangelio de Marcos, el barco es un símbolo de la Iglesia, donde los discípulos están reunidos y recorren el mundo, a menudo a través de aguas caóticas. Habrá tormentas, sí; pero Jesús también está presente, y estamos llamados a reconocer siempre su presencia y mirarlo como nuestro guía.


Muchos cristianos se encuentran en el mismo bote de ansiedad que sus vecinos no creyentes, mirando con temor la tormenta que se desata a su alrededor. Estamos muy preocupados por lo que está sucediendo en el mundo, en el país, en la Iglesia y en nuestras propias vidas. La suave reprimenda de Cristo a sus discípulos también podría estar dirigida a nosotros. ¿Dónde está nuestra fe? No nos sacará del anzuelo señalar el tamaño de las olas y los fuertes vientos y las fugas en el barco. Todo eso está bastante claro. Después de todo, todos moriremos tarde o temprano. La pregunta pertinente es: ¿vemos de verdad? ¿Percibimos quién es Cristo? ¿Sabemos que Aquel que creó el mundo y lo mantiene vivo, Aquel que gobierna la Iglesia y Aquel que cuenta cada cabello de nuestra cabeza, está con nosotros en medio de la tormenta? Entonces, ¿por qué tendríamos miedo?


La Eucaristía es la garantía de Cristo de que Él está siempre con nosotros, acompañándonos en el camino de la vida. En medio de las tormentas, Él está allí. Mientras nos reunimos en la Iglesia, Él está aquí. Él se da a Sí mismo a nosotros como nuestro alimento y nuestro sustento. Con Él, se nos garantiza la victoria final. ¿Queremos simplemente sobrevivir o queremos prosperar?

Jesús marca la diferencia.

1 view0 comments

Recent Posts

See All