• Fr. Austin

Revisa Tus Opiniones

Al ver el final de las noticias nacionales el otro día, me informaron que "más estadounidenses obtienen sus noticias de ABC News que de cualquier otra fuente de noticias". Me impulsó a preguntar por qué estaba viendo esta noticia en particular y no alguna otra. Hay muchas "fuentes de noticias" que podemos elegir, y esto no es una diatriba contra FOX, CNN, MSNBC, CBS o cualquier otra red. Sin embargo, es bueno pensar en ello de vez en cuando.

Todos tenemos opiniones (mentalidades, perspectivas y sesgos) y estas opiniones, lo admitamos o no, determinan a qué medios recurrimos para informar aún más esas opiniones. El resultado suele ser que nos arraigamos aún más en nuestro punto de vista particular. Es una especie de círculo vicioso, ¿no? ¿Con qué frecuencia la gente ha afirmado tener o saber "la verdad" porque vieron un video en YouTube? Hay "hechos" que se ajustan a todas las opiniones.


La verdad es que los liberales pueden ser tan obstinados como los conservadores, y el hecho de no escuchar la verdad, y los unos a los otros, solo subraya la división entre ellos. Ahora más que nunca experimentamos esta división y empeora cada día. El hecho es que, para llegar a la verdad, debemos verificar nuestras opiniones. Pero esta no es una charla política; estamos aquí para escuchar acerca de Jesús.


Entonces, en la misma línea, permítanme preguntar: ¿De dónde sacas tu información acerca de Jesús? ¿Qué actitudes nuestras informan dónde y a quién escuchamos acerca del Señor? ¿Nuestros padres? ¿Nuestros amigos? ¿Nuestros sacerdotes? ¿Nuestras caricaturas mediáticas? ¿El Evangelio? Ciertamente, todos estos proporcionan alguna información sobre quién es Jesús. Pero quiero sugerir que estos no son suficientes.


¿Qué nos impulsa a aprender acerca de Cristo? ¿Nuestra ignorancia? ¿Nuestra curiosidad? ¿Nuestro deseo de algo seguro y fuerte? Nuevamente, estos son buenos motivos, pero están incompletos. Sin embargo, nuestro evangelio de hoy puede ayudarnos a reconciliarlo todo.


Llegamos a un momento crucial en el ministerio de Jesús. Ahora se está preparando para hacer su camino hacia Jerusalén, hacia su pasión. Sin embargo, antes de hacerlo, se comunica con sus seguidores más cercanos y les pregunta: "¿Quién dice la gente que soy yo?". Aquí, Jesús no tiene una crisis de identidad ni muestra inseguridad. Más bien, está cuestionando las "fuentes" de opiniones sobre Él. Los discípulos dan varias opiniones, cada una de las cuales está informada por los propios deseos, opiniones y mentalidades de la gente.


A continuación, les pregunta directamente: “Y ustedes ¿Quién dicen que soy yo?"Esta pregunta es diferente. Es personal. No hay escondite detrás de la fuente; no hay salida; no se pasa la pelota. Quiere una respuesta y la quiere con claridad.


Cuando Pedro responde que él es el Cristo, Jesús parece estar satisfecho; pero cuando Pedro reprende a Jesús por hablar de sufrimiento, rechazo y muerte, el Señor reconoce su error. Pedro todavía está hablando de su propia opinión: sus propias esperanzas y deseos para Jesús y para sí mismo. En otras palabras, no permitirá que Jesús sea el Cristo que acaba de profesar.


Al corregir este error, Jesús dice claramente que quien quiera ser verdaderamente discípulo del Señor “El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga”. Este negarnos a nosotros mismos está en el corazón de nuestro discipulado, en el corazón del conocimiento de Jesús y, en última instancia, de nosotros mismos. Negarse a uno mismo significa dejar ir - de nuestras opiniones, de nuestras actitudes, de nuestras preferencias personales y necesidad de ser correctas - y permitir que Dios nos asombre con Su plan. Porque si permanecemos arraigados en nosotros mismos, perderemos ese plan.


Durante este año, tendremos muchas oportunidades de aprender acerca de Jesús, e invito y animo a todos nuestros feligreses a aprovecharlas. Nuestro conocimiento acerca del Señor debe impulsarnos a saber más y más. Sin embargo, ese no puede ser el final. El conocimiento de Jesús no es lo mismo que conocer a Jesús.


Conocer a Jesús no puede provenir de ninguna "fuente de noticias". Seguro, está informado por la Palabra de Dios y se nutre aquí en nuestra mesa eucarística. Aquí, podemos celebrar la relación real que es la meta de nuestra vida cristiana. Sin embargo, debemos pasar tiempo real con Jesús, en el Santísimo Sacramento, en la reflexión y la oración personal, para poder llamarlo verdaderamente nuestro amigo.


Si podemos dejar de lado esas nociones preconcebidas acerca de Cristo y permitir que Él nos enseñe, ciertamente entraremos en esa relación en la que, al perder nuestra vida por Él, ganaremos la vida eterna con Él.

9 views0 comments

Recent Posts

See All