• Fr. Austin

"Mis Ovejas Me Escuchan Mi Voz"


Hace unos años, el fundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, visitó el Senado para responder preguntas sobre las prácticas de su empresa con respecto a la privacidad de los datos que los usuarios de Facebook comparten con esa plataforma. Durante esa sesión, se hizo más evidente que las cosas que consideramos "privadas" no son tan seguras como pensamos. En años más recientes, las violaciones de datos nos han asustado para que protejamos rabiosamente nuestra información personal lo mejor que podamos. Independientemente de lo que piense sobre el Sr. Zuckerberg y su empresa, el evento atrajo mucha atención necesaria a lo que compartimos en Facebook y cuánto les permitimos saber sobre nosotros.


Facebook sabe mucho sobre mí (y probablemente tú también, si estás usando el sitio gratuito de redes sociales). Sabe dónde asistí a la escuela secundaria, la universidad y el seminario; conoce el estado de mi relación (lo siento, señoras, me han tomado); conoce a mi empleador y el puesto de trabajo; sabe que mi cumpleaños es en agosto y que accedo al sitio a menudo desde un teléfono celular o tableta (y que esos dispositivos usan sistemas iOS). Facebook sabe estas cosas porque he compartido la mayoría de ellas con ellos.


Sin embargo, hay “otras” cosas que la Red Social sabe en base a mis movimientos por Internet. Sabe que me gustan los juegos de palabras, el tenis y Star Wars. De hecho, sabe que soy un fanático de la ciencia ficción y disfruto de las obras de Tolkien y de Doctor Who. Curiosamente, sabe que viajo al trabajo, que tiendo a ser políticamente conservador y que soy afroamericano en mis inclinaciones multiculturales (¿quién diría?). Conoce a los anunciantes con los que interactúo, los sitios web que visité, las historias en las que hice clic y los lugares a los que viajé.


Miedo, ¿eh?


¿Y por qué Facebook sabe todas estas otras cosas que no he compartido directamente con ellos? ¿Porque me aman y quieren que mi vida sea super?


¡No! Saben todo esto porque soy una oveja, al igual que millones de usuarios.


Facebook es un pastor, pero no es un buen pastor, ciertamente no como Jesús está hablando hoy. “Yo soy el buen pastor, y conozco a los míos y los míos me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y daré mi vida por las ovejas". Facebook me “conoce”, y por esa razón recibiré anuncios de adornos de Star Wars, libros de teología y Metamucil. Facebook, y otras redes sociales similares, son pastores de información. Tú y yo somos colecciones de puntos de datos para ellos. Sin embargo, Facebook no se preocupa por mí y, a pesar de todo lo que ha dicho sobre la "atención al cliente", Mark Zuckerberg nunca dará su vida por mí. Lo que me ayuda a pasar el día a la luz de eso es el hecho de que no espero que él lo haga.


¿Por qué? Porque hay Uno que ya ha dado su vida por mí. Jesucristo es el Pastor que seguimos. Él te conoce, e incluso esas cosas que Facebook nunca sabrá. Él te ama y da su vida por ti. Esto es lo que hace el Buen Pastor, por el bien de las ovejas, no por él mismo. Esa es la diferencia entre el Buen Pastor y todos los demás pastores que compiten por nuestro cariño, atención y lealtad.


El poder de esta realidad llega a su máxima extensión cuando completamos la enseñanza de Cristo: "Yo conozco a mis ovejas y ellos me conocen a mí". Esa es la parte que tenemos que aprender. ¿Conocemos a Cristo – en verdad? ¿Es Él una parte íntima de nuestras vidas, no solo “primero” sino en todas partes, en cada decisión que tomamos?


Parece ser nuestra naturaleza buscar pastores, ser amados y guiados. Esto a menudo nos mete en problemas, especialmente cuando estamos dispuestos a creer cualquier cosa para sentir la seguridad del rebaño. Sin embargo, a menos que escuchemos el eco de la voz del Buen Pastor, eventualmente seremos desviados. Como dice el refrán, "no todos los que vagan se pierden"; pero algunos que vagan están perdidos —muy perdidos a veces— y sólo el Buen Pastor puede traerlos de regreso.


Como sacerdote, yo soy muy consciente de mi papel como pastor aquí, pero todos debemos recordar que yo también soy una oveja. Me pueden seducir las voces que compiten en nuestro mundo: la publicidad elegante, las presentaciones inteligentes y las noticias falsas. Rezan por mí; mientras rezo por ustedes. Como un solo rebaño, desatado detrás del Buen Pastor, estamos llamados a escuchar Su voz, no las últimas noticias ni los escándalos más recientes.


Aquí, estamos sintonizados con Su voz mientras nos habla. Suavemente, escuchemos a Jesús, quien nos conoce y nos hace hijos de Dios ahora. Cuando luchamos por la santidad, mostramos que estamos escuchando Su voz, que hemos elegido a nuestro Pastor; y cuando él llame, sabremos a quién seguimos.

2 views0 comments

Recent Posts

See All