• Fr. Austin

El Riesgo del Encuentro


La historia de Mateo sobre la visita de los magos nos ofrece un contraste en los enfoques de Jesús y la acción de Dios en el mundo. Durante las últimas dos semanas hemos estado celebrando la fiesta de Navidad, una celebración que comienza con la bienvenida al Niño Jesús en el establo y continúa hasta que observemos el Bautismo del Señor el próximo fin de semana. Esta temporada es la temporada de la Encarnación: la irrupción de Dios en este mundo en forma de un niño, el Hijo de la Virgen. Así es como Dios ha elegido trabajar o salvarse. Todas las historias de Navidad tienen que ver con la respuesta del mundo a este hecho asombroso.


Los pastores oyeron las alabanzas de los ángeles y fueron enviados al establo; salieron y les contaron a todos sobre su experiencia. María y José reflexionaron sobre el hermoso don de su Hijo en la paz de la Sagrada Familia. Hoy, los magos del este siguen la estrella nueva a Jerusalén y luego a Belén para encontrarse con el recién nacido rey de los judíos; y el rey Herodes se estremece de miedo al percibir que su poder está amenazado y que su mundo familiar cambia.


Con demasiada frecuencia, esta puede ser nuestra respuesta a la acción de Dios en nuestras vidas. Nos sentimos cómodos, o nos sentimos cómodos, con la forma en que se desarrolla nuestra vida. Sabemos qué esperar, para bien y para mal, y aceptamos esa realidad. “Este es el camino”, podríamos decirnos. Como el rey Herodes, podemos contentarnos con ver el paso "normal" del tiempo y la actividad en nuestro mundo y sentir que tenemos algún tipo de "control" sobre ese mundo. Después de todo, no estamos hechos para el caos, ¿verdad? Preferimos el orden; ser preferible lo predecible.


Pero esta fiesta de la Epifanía nos sacará de eso, o al menos debería hacerlo. La acción de Dios rara vez sigue nuestra lógica o modelos humanos. Ahora, el Mesías viene a nosotros, no montado en un caballo con poder e influencia; pero mansa, débil, humildemente en un establo de un pueblo pobre que ni siquiera es el suyo. Sin embargo, aquí es donde la estrella conducirá a aquellos que estén abiertos a seguir la voluntad de Dios. Al principio, los sabios creen que su destino es la sede del poder local: Jerusalén. Sin embargo, pronto se dan cuenta de que no es allí a donde los conducen. Más bien, es a un lugar olvidable por el que la mayoría de la gente pasaría. Y allí encuentran al Rey, y son transformados por su encuentro con Jesús, tanto que no pueden regresar a sus propios hogares por el mismo camino por el que vinieron.


Esta es la maravilla de la Epifanía, una palabra que significa "revelar" o "hacer presente". Aquí con los sabios y con Herodes, encontramos lo que Dios está haciendo en el mundo y Dios se nos revela. Allí, en el pesebre, nos encontramos con el Señor de la vida y se nos pide una respuesta. Herodes responde con sospecha y miedo, preocupado por perder el control familiar sobre la vida que ha disfrutado. Los sabios responden con fe, permitiendo que su encuentro penetre en sus almas y las cambie.


A nosotros también se nos pide una respuesta con este encuentro. En este lugar, nuestro templo donde el Rey recién nacido viene a nosotros, somos tocados por la maravillosa acción de Dios y transformados si nuestra fe nos lo permite. ¿Dejamos que Dios tome el control de nuestras vidas cuando se encuentra con nosotros aquí? ¿O todavía tenemos miedo? ¿Preferimos la oscuridad familiar de nuestro pecado y nuestro quebrantamiento para controlarnos, o estamos dispuestos a dejar que Jesús se apodere y revele la nueva obra de Dios en nuestra vida? ¿Nos sentaremos en silencio contento (y seguro) mientras vemos la obra de Dios, o saldremos y le contaremos al mundo sobre la nueva obra que estamos invitados a compartir con Jesús?


Al darle la bienvenida a Jesús, considere la promesa que escuchamos de Isaías hoy: “Entonces verás esto radiante de alegría; tu corazón se alegrará, y se ensanchará, cuando se vuelquen sobre ti los tesoros del mar y te traigan las riquezas de los pueblos. Es la promesa del encuentro con el Señor, de Su "revelación" o "epifanía". Estamos sobrecargados por ese encuentro con Jesús, y no podemos evitar compartir lo que hemos recibido.


De esto se trata la Epifanía. Todos los que arriesgaron la visita a Belén fueron cambiados; todos los que encontraron a Cristo en el pesebre se convirtieron en mensajeros de buenas nuevas, como los ángeles en la noche de Navidad. Estamos invitados a ese mismo encuentro aquí en esta Misa, donde nos acercamos no a un pesebre sino a otro lugar donde nos alimentan: el Altar. Jesús también está aquí; y cuando lo encontramos en la Comunión estamos llamados a ser transformados, como los pastores, como los sabios, en heraldos del Evangelio.

7 views0 comments
SIGN UP AND STAY UPDATED!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Fr. Austin Murphy.  Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon