• Fr. Austin

Con Todo

¿Sabes lo que significa estar "con todo"?


Cuando alguien juega al póquer, digamos, y se siente totalmente confiado en la fuerza de su posición, arriesgará tanto como pueda, a menudo todo, e irá "con todo". Es un compromiso total, y suele ser muy impresionante.

Al declarar la independencia americana en 1776, los firmantes de la Declaración finalizaron su declaración con las siguientes palabras: “Nosotros, por tanto, los Representantes de los Estados Unidos de América… por el apoyo de esta Declaración, con una firme confianza en la protección de la divina Providencia, júntense mutuamente nuestras Vidas, nuestras Fortunas y nuestro sagrado Honor".


"Nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor". Eso va “con todo". Eso es compromiso.


Por lo tanto, hoy escuchamos en todas nuestras lecturas del poder del compromiso para el discípulo, y no es fácil.


En la primera lectura, Josué desafía al pueblo de Israel a tomar una decisión, ya sea por el Señor o por otra persona. Sabe con quién se compromete él mismo y su familia; e Israel también se compromete con el Señor, recordando las grandes cosas que había hecho por ellos. Confían en su Dios y se comprometen.


Pablo habla de otro compromiso en la segunda lectura. Puede ser difícil de escuchar al principio, especialmente si a una esposa se le dice que respeten [y] sean dóciles a sus maridos en todo.” Sin embargo, el compromiso aquí no es simplemente uno de sumisión de una parte a la otra. Por el contrario, Pablo presenta su enseñanza de esta manera: Respétense unos a otros, por reverencia a Cristo. El mensaje es que Jesús es la clave de nuestro compromiso, no nuestro propio placer o comodidad. A los esposos también se les dice que "amen a sus esposas, así como Cristo amó a su iglesia y se entregó por ella para santificarla". Los esposos también están siendo llamados al mismo amor sacrificial que las esposas “subordinadas”, y los dos están llamados a imitar a Jesús.


Finalmente, el Evangelio nos presenta un punto significativo en el ministerio de Jesús, un punto en el que algunos se alejaron y otros se quedaron. Jesús les pide a los discípulos que se comprometan con Él, así como Él se encomienda a nosotros: el que ha dicho que Él es el Pan vivo que ha bajado del cielo, y que debemos comer Su Cuerpo y beber Su Sangre, que es la verdadera bebida y su carne por la vida del mundo. Esta no es una tarea sencilla, y muchos de los discípulos la encontraron muy difícil de realizar.


Pero este compromiso está en el corazón del discipulado. Estamos llamados a adherirnos a Cristo no solo cuando es fácil o cuando "se ve bien", sino especialmente cuando es difícil, cuando debemos "someternos". Incluso hoy en día, muchos discípulos encuentran este lenguaje demasiado difícil de seguir, y buscamos lagunas y "giros". Sin embargo, Jesús nunca hizo eso y perdió seguidores a causa de ello.


Cristo sabía que su camino era duro; Sabía que terminaría sufriendo por él y sus seguidores. Es por eso que Él nos da la opción, como lo hizo con los Apóstoles hoy. Cristo nos ofrece la opción porque el compromiso debe provenir de nosotros, no puede ser forzado, debe ser un regalo total de nosotros mismos a Él, debemos estar "con todo". Vemos esto en el compromiso de los cónyuges en el Santo Matrimonio, que están llamados a "respétense unos a otros, por reverencia a Cristo.”


Y Jesús también sabe que el compromiso es imposible a menos que haya algo que valga la pena detrás de él, algo valioso y sólido sobre lo que se base nuestro compromiso. Tiene que haber confianza. Como el jugador de póquer que confía en tener la mejor mano; como los padres fundadores que confiaban en que su causa era la justa; nosotros también debemos confiar en Aquel que promete alimentarnos, sostenernos, y finalmente darnos la vida eterna.


¿Es verdad?


La Eucaristía es tan importante para nosotros porque es Cristo, presente y activo entre nosotros. Aquí, somos alimentados, sostenidos y prometidos la vida eterna, probándola con anticipación. Solo Dios puede hacer ese tipo de promesa; solo Dios puede cumplirlo. Por tanto, Pedro puede responder con confianza al ofrecimiento de Cristo: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios”.


Hoy, estamos ante Jesús, tal como lo hizo la multitud de discípulos, al igual que Pedro, al igual que Israel y Josué, como una pareja que se une en matrimonio, y se nos ofrece la decisión de comprometernos, ir con todo.


¿Cual es su respuesta?

8 views0 comments

Recent Posts

See All