• Fr. Austin

Tempus Fugit. Y Que Hacemos?

“Todos te andan buscando”, le dijo Simón a Jesús. Después de aparecer en escena en Galilea, con milagros y poderosa autoridad de enseñanza, no es de extrañar que tanta gente buscara a Jesús, algunos para ser sanados, otros para ser enseñados, y más simplemente para echar un vistazo a este nuevo rabino de Nazaret. Jesús vino y proclamó la presencia del reino de Dios y la urgencia de acercarnos al Padre. Muchos sabían que estaban lejos; otros podrían haber sentido curiosidad; pero aún así, todos estaban buscando a Jesús.


¿Están ustedes buscando a Jesús? Quiero decir, ¿realmente lo buscan constantemente en su vida, en cada encuentro y en cada momento? Esto es más que estar en la Iglesia o leer la Biblia. Más bien, es un encuentro con el Dios vivo, el Verbo hecho Carne, que habita entre nosotros. Jesús, el Salvador del mundo, que nos ofrece la plenitud de vida y alegría a través de una relación personal con Él. Eso es lo que llevó a tantos a buscarlo en el Evangelio, y es lo que ha impulsado a tantos a buscarlo a lo largo de la historia. Sin embargo, para cada discípulo, es una historia profundamente personal, una a la que Dios presta mucha atención debido a su amor por nosotros. Comienza para todos con un anhelo: una sensación de inquietud o falta de plenitud.


Cuando estaba en la escuela secundaria, un profesor de inglés nos hizo memorizar un poema del poeta estadounidense Robert Frost. Se llamaba "Nada de oro puede quedarse". Quizás hayas oído hablar de eso. Va,


El primer verde de la naturaleza es el oro

Su tono más difícil de sostener.

Su hoja temprana es una flor;

Tan solo una hora.

Luego la hoja se convierte en hoja;

De modo que Eden se hundió en el dolor.

Así que el amanecer se convierte en día.

Nada Dorado puede permanecer.


(¡Rima en inglés!). El significado del poema es que las cosas bellas y maravillosas a las que tan a menudo nos aferramos pueden parecer fugaces y desaparecen fácilmente en su fragilidad. La vida siempre avanza y, a menudo, podemos lamentarnos por ese paso del tiempo porque sentimos algo de pesar, incluso de impotencia ante el duro paso del tiempo.


Job entendió esto. Expresa una queja familiar que probablemente todos hemos tenido antes: “Mis días corren más aprisa que una lanzadera y se consumen sin esperanza. Recuerda, Señor, que mi vida es un soplo. Mis ojos no volverán a ver la dicha.” Pensamientos alegres, ¿eh? Pero todos sabemos lo que quiere decir. Solo tenía quince años cuando memoricé ese poema. Parece que fue ayer. Ahora, mientras el dorado de mi cabello retrocede a un rubio sucio más delgado con canas en los bordes, entiendo muy bien lo que quiso decir Robert Frost, y ciertamente lo que quiso decir Job.


¿Cual es el punto? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Por qué estoy aquí y por qué estoy aquí ahora? El tiempo parece avanzar penosamente con un aire de inevitabilidad. Ayer mismo, era un estudiante de primer año en la universidad con toda una vida y sueños por delante, y ahora, treinta años después, me pregunto a dónde fue ese tiempo; ¿A dónde fueron esos sueños? Estoy seguro de que todos ustedes también lo han sentido en algún momento u otro. Lamentamos el paso de los años, temiendo el final de todo, que a veces parece demasiado pronto. ¿Qué tenemos a la luz de todo ese deterioro?


Buscamos significado en nuestras vidas - propósito - una chispa de vida que hace que todo parezca "valioso". De eso se tratan las lecturas de este fin de semana. Pablo encontró su verdadero significado al seguir a Jesús, y sabía que tenía que compartir esa relación con todos. Lo impulsaba; lo llenó de vida; fue una chispa que encendió sus días y lo llevó a nuevas personas y lugares para proclamar el Evangelio. Solo un encuentro y una relación con Jesús podrían hacer esto. Es por eso que todas esas personas en el Evangelio estaban buscando a Jesús: sabían que había una plenitud de vida que los esperaba, que nadie ni nada más podía darles.


Hermanos y hermanas, tenemos una vida sin fin: la vida eterna dada por Cristo. “Todos te andan buscando”. ¿Es usted uno de ellos? Aquí, encontramos a Jesús en Su Palabra y en Su Cuerpo y Sangre. No dejen que esto sea simplemente otro día, otro momento, que pasa y se suma a tu pesar por el paso del tiempo. Pasan ese tiempo con Jesús y pronto verán que este es un viaje que vale la pena emprender, uno que no tiene fin excepto en la vida eterna para la cual Dios nos creó.


“Nada de oro puede permanecer”, ¿pero esa relación personal y vivificante con Jesús? ¡Eso es para siempre!

4 views0 comments

Recent Posts

See All