• Fr. Austin

"¿Qué Hacen allí Parados Mirando al Cielo?"


"¿Qué hacen allí parados mirando al cielo?"


Los dos hombres vestidos de blanco parecen estar haciendo una pregunta tonta a los Apóstoles, que acaban de ver a su Maestro y Amigo ascender a los cielos. ¡Esto no es algo que suceda todos los días! ¿Dónde más estarían mirando en ese punto? Y, sin embargo, su pregunta en realidad plantea otra: ¿Por qué estás mirando hacia arriba, cuando estás aquí y claramente tienes trabajo que hacer?


La Ascensión del Señor no es tanto una celebración de "Jesús dejándonos", sino que se trata de aguardar a que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que ya les he hablado … el Espíritu Santo”. De hecho, es este tiempo de espera y anticipación orante el que sirve de modelo para cada novena que rezamos, particularmente esta novena al Espíritu Santo, en preparación para Pentecostés. Jesús vuelve al Padre para que puedan enviar el Espíritu sobre la Iglesia; y este es un motivo de celebración. Pero ese Espíritu Santo se derramará sobre nosotros con un propósito: que seamos llevados al mundo a proclamar lo que Dios ha hecho en Jesucristo. Y esa podría ser la parte aterradora de este misterio.


La vida era fácil cuando simplemente acompañamos a Jesús mientras Él sanaba a los enfermos, curaba a los cojos y perdonaba los pecados de la gente. Lo que implica nuestra celebración de hoy es que Jesús ahora nos da poder, y espera que hagamos exactamente lo mismo. Por eso Cristo nos anima con su promesa del Espíritu, que nos acompañará y nos empoderará. Los Apóstoles ciertamente necesitaban esto; nosotros también. El Papa San León Magno señaló esto en una de sus homilías sobre el misterio de la Ascensión:


Incluso los benditos apóstoles, aunque habían sido fortalecidos por tantos milagros e instruidos por tantas enseñanzas, se asustaron ante el cruel sufrimiento de la pasión del Señor y no pudieron aceptar Su resurrección sin vacilar. Sin embargo, hicieron tal progreso a través de Su ascensión que ahora encontraron gozo en lo que los había aterrorizado antes.Pudieron fijar sus mentes en la divinidad de Cristo mientras estaba sentado a la diestra de Su Padre, ya que lo que se presentó a sus ojos corporales no les impidió volver toda su atención a la comprensión de que no había dejado a su Padre cuando bajó a la tierra, ni había abandonado a sus discípulos cuando ascendió al cielo. … Porque aunque su cuerpo glorificado conservaba la misma naturaleza, la fe de los que creían en él ahora estaba llamada a las alturas.


La verdad de la Ascensión es que ahora nuestro Señor, que comparte nuestra naturaleza humana, presenta esa humanidad al Padre y la bendice y nos fortalece. A través del Espíritu del Padre y del Hijo, estamos inflamados de amor y celo apostólico por compartir el mensaje del amor de Dios con todas las naciones. Jesús tiene claro esta misión: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado. Éstos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán sanos”.


Aquí está la misión de la Iglesia. Quizás esto nos asusta. Quizás escuchamos estas palabras y creemos que están destinadas a otra persona. Quizás no creemos que estemos capaces. Conocemos nuestras limitaciones, nuestros fracasos y nuestros pecados. ¿Cómo podría yo, con todos mis defectos, hacer cualquiera de las cosas que Jesús dice que hará Su Iglesia?


Bueno, mientras se prepara para ascender, nos dice Lucas, les dice a los apóstoles (y a nosotros) que “el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, los llenará de fortaleza” y éstos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído. ¿Estamos preparados para este poder? ¿Estamos orando por este poder? ¿Estamos esperando la promesa del Padre de la que habla Jesús? ¡Porque así lo recibiremos!


La Ascensión no se trata del día en que Jesús nos dejó atrás. Se trata del día en que nos dio poder para compartir su obra. Se trata del día en que prometió el don del Espíritu Santo. Este domingo y el próximo domingo están íntimamente conectados y deben celebrarse juntos. El Espíritu Santo viene sobre nosotros y debemos estar listos, ¡porque tenemos trabajo que hacer!


Entonces, "¿Qué hacen allí parados mirando al cielo?"

5 views0 comments

Recent Posts

See All