• Fr. Austin

¿Qué está haciendo Jesús?


En muchos de los evangelios que escuchamos durante esta temporada de Pascua, se nos dan varias imágenes de Jesús de la unidad deseada por Dios para su pueblo. La semana pasada escuchamos de Jesús, el Buen Pastor, que reúne a un rebaño a su alrededor y nos guía a la paz. Hoy tenemos otra imagen de unidad como Jesús nos dice: "Yo soy la vid, ustedes los sarmientos". Con esta imagen, establece la relación que debemos vivir para ser sus verdaderos discípulos.


“Sin mí nada pueden hacer”, nos dice Jesús. Somos llamados como pámpanos a dar fruto para el Padre. Las ramas que no dan fruto carecen de valor y se quitan y se queman. Sin embargo, las ramas que dan frutos no se quedan solas. Más bien, se podan.


Y la poda puede ser un proceso duro. Implica recortar, ajustar, recortar y cortar. Para quien no tiene idea de lo que está pasando, parece un trauma y una destrucción. Sin embargo, cuando se poda una rama de la vid, cuidada de esta manera, la producción de frutos realmente aumenta. Pero ese fruto solo puede ser posible mientras la rama permanezca en la vid.


Entonces Jesús nos dice: "Permanezcan en mí, y yo en ustedes". ¿Qué significa esto? ¿Cómo “permanecemos” en Jesús?


Como dije, el que poda lo hace con la expectativa de que esta poda dé aún más frutos. Por lo tanto, cuando las ramas experimentamos la "confusión" del recorte y el recorte de la podadora, nuestra respuesta puede ser una queja, o puede ser un asombro expectante. ¿Qué se está preparando Dios para hacer en mí, en ustedes, en nuestras familias, nuestras parroquias, nuestras comunidades, cuando estamos experimentando la angustia y la confusión de esta poda?


Durante el último año hemos tenido nuestra parte de confusión y angustia. La presencia del coronavirus y las restricciones y peligros asociados han sido, en cierto sentido, una especie de poda para nosotros. Muchos de nosotros hemos perdido seres queridos; todos hemos sido separados de familiares y amigos; se nos ha negado la oportunidad de celebrar misa; e incluso ahora no podemos reunirnos tan plenamente como quisiéramos. Ciertamente, hemos tenido la oportunidad de quejarnos, y la mayoría de nosotros, si somos honestos, hemos lamentado algún tipo de inconveniente.


Sin embargo, ¿podemos poner esta dificultad bajo una luz diferente? ¿Podemos ver la mano de Dios, el Jardinero divino, en la experiencia de la cuarentena, las pautas del gobierno y de la iglesia y los sacrificios personales? ¿Qué pasaría si nos alejáramos de las quejas y realmente nos preguntáramos qué podría estar preparando Dios para nosotros? Ésta es la actitud de esperanza que todos los fieles deben cultivar. Cuando un jardinero poda, lo hace con esperanza: esperanza de una planta más plena y saludable; esperanza de frutos nuevos y hermosos. ¡Imagínense lo que podría haber en nuestra parroquia si tomáramos esa actitud! Podemos mirar a Cristo, el corazón de nuestra fe, la Vid Verdadera, y comprometernos nuevamente a continuar la obra del Reino en serio, para seguir adelante y dar frutos que duren.


Pero solo sucede cuando permanecemos en la Vid verdadera. Solo conectados con Jesús podemos hacer algo, podemos dar algún fruto. En las Escrituras, la imagen de las uvas y el vino está destinada a transmitir una sensación de gozo que se produce a través de una relación adecuada con Dios. El vino es una bendición (piense en eso cuando vaya a cenar a la casa de alguien; ¡a menudo trae vino!). Pero el vino necesita uvas, y las uvas necesitan ramas, y las ramas necesitan la Vid.


Es un comentario trivial al responder a tiempos difíciles decir "¿Qué haría Jesús?" Sin embargo, en estos tiempos, estoy desilusionado por esa pregunta. "¿Qué haría Jesús?" implica que Él no está realmente presente, por lo que debemos adivinar qué haría. No. ¡Nuestra fe es que Jesús ha resucitado! ¡Él está presente y activo ahora! ¿Qué estáhaciendo Jesús, ahora, aquí, en ti, en mí, en nuestras familias, en nuestra comunidad? Él está activo cuando nosotros estamos activos; cuando amamos; cuando estamos dando fruto y actuando por la paz.


Comenzamos aquí, en oración, unidos a Jesús la Vid. Él nos da vida y estamos llamados a dar frutos que podamos compartir con los demás, para un aumento de la alegría, un aumento de la paz.


Permanece en Él.


Durante este mes de mayo, tradicionalmente honramos a María, la Madre de Dios. Te pido que consideres rezar con María todos los días; intenta rezar el Rosario, donde María reza contigo y Dios escucha las oraciones de Su Madre. Juntos, unidos en oración, unidos a María la discípula perfecta, como ramas de la Vid Verdadera, somos agentes de paz y justicia en nuestra comunidad.


¿Qué haría Jesús? No, esta no es nuestra fe. Nuestra fe no se trata de adivinar lo que Dios está haciendo. Más bien, se trata de ver su acción e imitar a Cristo. Dios se está preparando para actuar en nosotros de maneras extraordinarias.


¿Qué está haciendo Jesús ahora?

1 view0 comments

Recent Posts

See All