• Fr. Austin

Porque Necesitamos un Año de la Eucaristía


A partir de hoy, la Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, en la Arquidiócesis de Baltimore comenzamos el “Año de la Eucaristía”. Esto es importante, y no solo una razón para imprimir nuevas tarjetas sagradas o instalar bonitos carteles. Hace un año, en esta misma fiesta, salimos de los encierros de COVID para reunirnos como una comunidad de adoración una vez más. ¿Recuerdas nuestra misa en el estacionamiento? ¡Eso fue hace un año! Pero con la distancia que muchos todavía guardaban de la Misa en persona, el predominio de la “Comunión espiritual”, el distanciamiento social, la Comunión en la mano, el enfoque en las prácticas sanitarias y la suspensión de la obligación dominical, quizás hayamos permitido nuestro agradecimiento y la reverencia por el Santísimo Sacramento disminuyó un poco.


Eso no quiere decir que, como Iglesia, no hayamos permitido que esa reverencia se desvanezca desde hace algún tiempo. En un estudio reciente, se descubrió que alrededor de un tercio de los católicos, incluso aquellos que vienen a misa, creen que Jesús está verdaderamente presente en el pan y el vino que compartimos. ¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo le hemos fallado a nuestro Señor al reforzar Su verdadera Presencia entre nosotros? ¿Cómo podemos recuperar ese aprecio y reverencia? De esto se trata un Año de la Eucaristía.


La fiesta del Corpus Christi coloca la Eucaristía directamente frente a nosotros: al adorar, apreciar, amar. En el Cuerpo y la Sangre de Cristo, todos los sacrificios antiguos de Israel mientras adoraban a Dios se completan perfectamente. No solo eso, Cristo acompaña a su Iglesia en el camino a través de la historia y transforma el mundo. Sin embargo, no está solo; usted y yo estamos invitados a ese viaje y estamos incluidos en ese trabajo transformador. La Eucaristía es a la vez la fuente de nuestra fuerza y ​​el hogar al que regresamos para refrescarnos.

Jesús es claro cuando nos da la Eucaristía. En la Última Cena, sabiendo que estaba a punto de ofrecerse a Sí mismo en ese sacrificio perfecto al Padre, le dio a Su Iglesia la forma en que podemos compartir Su obra, cómo podemos participar en Su sacrificio. “Este es mi Cuerpo”, dice Jesús. "Esta es mi Sangre". No hace metáforas ni analogías. ¡La Eucaristía es Jesús!


Si esto es cierto, entonces exige nuestra atención y reverencia. El Señor está presente aquí, en cada tabernáculo del mundo. En los altares de las mayores catedrales y en un campo de batalla en el desierto. En la mano de los santos más grandes y en la lengua de una mujer moribunda en un hospital. Jesús quiere estar con nosotros, desea profundamente estar con nosotros, dondequiera que estemos. San Alfonso de Ligouri dijo: “Los gobernantes de la tierra no siempre conceden audiencia fácilmente. Al contrario, el Rey del cielo, escondido bajo los velos eucarísticos, está listo para recibir a cualquiera”. El Padre Pío dijo: "Si la gente supiera el valor de la Misa, habría policías en la puerta, para regular el acceso a la iglesia, cada vez que se celebra una Misa". ¡Imagínese el motín que podríamos comenzar con Jesús presente! San Juan Pablo II enseñó: "Esta es la maravillosa verdad, mis queridos amigos: el Verbo que se hizo carne hace dos mil años está presente hoy en la Eucaristía". La Madre Teresa dijo: “Todos sabemos cuando miramos la Cruz cómo Jesús nos amó. Cuando miramos la Eucaristía, sabemos cuánto nos ama ahora”.


Este es el testimonio de los santos; hay muchos otros. También podemos agregar nuestro propio agradecimiento. ¡LEs animo a que hagan eso! Pero también, debemos recuperar la reverencia y el asombro que deberíamos tener frente al Santísimo Sacramento. Hagamos de nuestra iglesia un lugar santo de oración que invite a otros a descansar y conocer la presencia de Cristo. Cuando nos acerquemos al altar para la Comunión, no caminen como si estuvieran en la fila del cine; sepan que Jesús está esperando para encontrarse con ustedes de una manera física real. Extienden sus mano deliberadamente para recibirlo con ternura y cuídanlo mientras lo sostienen. Tómense el tiempo para prepararse para ese encuentro cada semana. Observan el ayuno eucarístico; preparan sus almas a través del Sacramento de la Reconciliación; lean las lecturas con anticipación; vestanse para la iglesia; comparten su alegría!


¿Cómo hemos llegado a que dos de cada tres católicos no crean en esta hermosa realidad de la Presencia de Jesús en la Eucaristía? Quizás sea culpa nuestra. Quizás hemos dado por sentado el Don. Tal vez hemos tenido excusas cómodas y nos han dado demasiados "pases". Bueno, eso puede terminar hoy. Sepan que Cristo está aquí, de verdad, físicamente. En la Eucaristía, que significa "acción de gracias", practiquemos la gratitud por el amor de Cristo y Su don completo de Sí mismo en el Santísimo Sacramento. Un hombre a quien considero santo, el cardenal Francis Xavier Van Thuan, dijo una vez: “Jesús inició una revolución desde la cruz. Su revolución debe comenzar desde la mesa eucarística y debe continuar desde allí. De esta manera podrás renovar la humanidad”. Hagamos de este lugar un lugar de verdadero encuentro con el Señor. ¡Y desde aquí, vayamos y encontremos a nuestros hermanos y hermanas para trabajar juntos para cambiar el mundo!

3 views0 comments

Recent Posts

See All