• Fr. Austin

Pasión


¿Cómo conviertes el sufrimiento en “pasión”?


El sufrimiento por el sufrimiento es absurdo. No tiene ningún sentido o significiado. La eterna pregunta: "¿Por qué tiene que suceder esto?" es justo. En solo las últimas dos semanas, ha habido quince tiroteos masivos en los Estados Unidos, con 27 muertos y al menos 72 heridos. ¿Por qué? ¿El sufrimiento “tiene” que suceder, como el amanecer o las mareas? ¿Por qué tenemos que soportarlo?


En medio de tales dificultades, la extrema insensatez del sufrimiento y, en última instancia, de la muerte, incluso Jesús tiene que gritar: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?” El sufrimiento de Jesús fue real. Fue doloroso. Fue horrible.


También fue Pasión.


Lo que transforma el mero sufrimiento humano en pasión es la conciencia de la presencia de Dios y del amor que la acompaña. Esto es lo que comúnmente llamaríamos fe. La fe nos dice que hay un sentido de significado en lo que hacemos, algo de significado en nuestras acciones y sacrificios. Jesús tuvo esta conciencia, incluso al borde de su aparente destrucción.


En la Última Cena, puso lo que vendría en la perspectiva de su fe. Mientras está en la celebración de la Pascua con sus discípulos, recuerda la salvación que Dios obró para Israel, y luego Jesús inicia su "nuevo pacto". Es un pacto en él, en su sangre, y es ratificado y consumado con la Cruz.


Algunas cruces no se pueden evitar y otras podemos abordar como sociedad. Estas son preguntas y responsabilidades para todos nosotros. Sin embargo, ante el sufrimiento real y doloroso que debemos enfrentar, queremos saber que tiene un sentido: que Dios nos ve, nos ama y puede ayudar. A veces, no es suficiente simplemente enviar "pensamientos y oraciones". Y Dios no hace esto. Más bien, Dios envía a su unico Hijo. Eso es pasión.


En su sufrimiento, Jesús se identifica completamente con nuestra humanidad, hasta el punto de sentirse completamente abandonado por el Padre. Pero la identificación de Jesús con nuestra humanidad no fue solo un ejercicio de curiosidad divina. Más bien, fue proprio amor. Solo así, a través del amor, Dios podría revelar la profundidad de quién es. Solo en lo absurdo del sufrimiento pudo Dios mostrarnos la paradoja de Su acción en nuestro mundo a nuestro favor. Sólo con Dios, y en Dios, el sufrimiento se puede transformar en Pasión.


Y solo a través de la Pasión conocemos el amor verdadero.

4 views0 comments

Recent Posts

See All
SIGN UP AND STAY UPDATED!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Fr. Austin Murphy.  Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon