• Fr. Austin

El Rompecabezas del Bautismo del Señor


El bautismo de Jesús presentó un rompecabezas para los primeros cristianos. Si Jesús era el Hijo de Dios y, por lo tanto, sin pecado, ¿por qué demonios iría a ser bautizado por Juan junto con todos los demás pecadores arrepentidos en el Jordán? El hecho es que el evento es registrado por los cuatro evangelistas, y por lo tanto podemos decir con un alto grado de confianza que este evento probablemente sucedió como lo escuchamos. Sin embargo, si Jesús, un hombre como todos nosotros, fue bautizado con el bautismo de arrepentimiento de Juan, ¿no implica eso que no estaba libre de pecado? Este fue el enigma de la Iglesia primitiva; tal vez también te resulte extraño.


La respuesta a este acertijo se puede encontrar en una palabra significativa que tiene un lugar importante en las Escrituras: justicia. Nuestra Liturgia de la Palabra llama nuestra atención sobre esta justicia primero a través del profeta Isaías que nos dice: Esto dice el Señor: “Miren a mi siervo, a quien sostengo, a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En él he puesto mi espíritu para que haga brillar la justicia sobre las naciones”. Aquel a quien Dios escogió se revela hoy como Jesús, como declara la Voz del cielo: “Tú eres mi hijo amado; Yo tengo en ti mis complacencias". Por tanto, es Jesús quien nos mostrará qué es esta justicia divina y cómo vamos a participar de ella.


La versión de Mateo de este episodio aborda el enigma de por qué Jesús estaba allí en el Jordán. Cuando Juan se opone al bautismo de Cristo, Jesús responde: “Que sea por ahora; porque así conviene que cumplamos toda justicia". Esa palabra, "justicia", en el sentido bíblico, es más que la actitud legal que podríamos pensar hoy. Para el pueblo de Dios en la Biblia, "justicia" o "rectitud" tiene que ver con la relación: una relación adecuada entre Dios y el hombre, así como entre los seres humanos aquí en la tierra. Cuando Jesús bajó al Jordán, en lugar de ser lavado del pecado, selló la maravillosa obra de la Encarnación y la unión de Dios con el hombre en Su misma persona. Dios y pecador, reconciliados.


Eso es bueno.


Pero, ¿qué significa para nosotros vivir con justicia? ¿Qué es ser “justificado” o hecho justo? ¿Tenemos algún trabajo que hacer en este maravilloso esfuerzo?


El profeta nos enseña lo que estamos llamados a hacer: Yo, el Señor, fiel a mi designio de salvación, te llamé, te tomé de la mano, te he formado y te he constituido alianza de un pueblo,luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas.” A medida que Jesús es bautizado y produce la asombrosa unión de Dios y el hombre para nosotros, se nos encarga la misma tarea de justicia que Él comenzó con Su ministerio, el mismo ministerio que continúa en la Iglesia.


Ahora, somos tomados por la mano de Dios y declarados complacidos a Él, Sus hijos adoptivos. Estamos establecidos como una alianza para los pueblos del mundo para ser agentes de la justicia que Dios desea, la justicia que Jesús estableció. No puede ser nuestro deseo ni nuestro trabajo romper las cañas resquebrajadas o apagar las mechas humeantes. Más bien, estamos destinados a ser una luz para las naciones a fin de abrir sus ojos a la presencia de Dios entre nosotros, para que puedan ver la acción del Señor en su nombre y darle a Dios la gloria.


Es por eso que la violencia, la ira, la agresión, el miedo o la venganza nunca pueden ser parte de nuestra justicia. No son parte de la justicia de Dios. Con demasiada frecuencia, buscamos la justicia al vengarnos, devolviendo el mismo mal por el mal recibido. Cuando apagamos la luz de otra persona, incluso la luz de alguien que nos ha lastimado, entonces el mundo se vuelve mucho más oscuro. Y no estamos destinados a la oscuridad. De hecho, estamos llamados a sacar a otros de la oscuridad, no a hundirlos más en ella.


Por eso Jesús es bautizado hoy. Él va a donde estamos llamados a seguir. Como discípulos, nuestra meta debería ser siempre imitar a Cristo; ser el mismo tipo de agente de la justicia de Dios en el mundo, para que los ciegos vean y los enfermos sean sanados. El mundo está lleno de esa oscuridad, está lleno de injusticia: personas alejadas unas de otras, facciones que se difaman unas a otras, el odio triunfa aquí y allá. Como discípulos, es nuestro deber decir: "¡No más!" Que la justicia de Cristo se establezca en nuestros corazones, para que podamos compartir su luz con el mundo.

11 views0 comments

Recent Posts

See All