• Fr. Austin

Dios Está de Nuestro Lado


“Toma a tu hijo único, Isaac, a quien tanto amas, y vete…” le dice Dios a Abraham. Me imagino a los padres sosteniendo a sus hijos un poco más cerca cuando escuchan las palabras de nuestra Primera Lectura de hoy. ¿Cómo podía Dios pedirle algo así a su amigo Abraham? ¿Quizás no se dio cuenta exactamente de lo precioso que era Isaac para el anciano? No. Dios tiene muy claro lo que sabe sobre la relación de Abraham con Isaac: él es su único hijo, a quien tanto ama. Dios sabe exactamente lo que le pide a Abraham que haga, y todavía lo hace.


¡Wow! ¿Quizás tenemos un problema con Dios sobre este punto en particular en las Escrituras? Yo lo tengo.


Pero, ¿cuál es la lección? ¿Qué nos está enseñando Dios a través de esta Palabra? Creo que el punto es que, sí, Dios conoce muy bien el valor de las cosas que nos pide que sacrifiquemos. No son insignificantes para Él, como tampoco lo son para nosotros. Y ese es el punto: Dios todavía nos pide que sacrifiquemos cosas que son preciosas para nosotros.


Pero… Dios también sabe muy bien lo que está haciendo con nosotros. Sabe bien lo que Él va a hacer. Dios tiene el control total, incluso cuando las cosas parecen absolutamente aterradoras. Hemos estado ahí. Hemos sentido que ciertos sacrificios que se nos pide que hagamos no son posibles; que nos destruirán totalmente; que simplemente no podemos hacerlo. Ahí es cuando necesitamos recordar el poder que Dios tiene sobre todo el tiempo, todo el espacio y toda la vida. Él tiene el control total.


Y no solo Dios tiene el control total; ¡Está de nuestro lado! Pablo vitorea: "Si Dios está a nuestro favor, ¿quién estará en contra nuestra?" ¡Qué alarde! ¡Y es verdad! Dios está en el camino del sacrificio con nosotros, no como un adversario, no como un tramposo o antagonista, sino como un amigo, como un Padre que nos comprende y comprende nuestras luchas. Pablo continúa: "El que no nos escatimó a su proprio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no va a estar dispuesto a dárnoslo todo junto con su Hijo?" Dios está de nuestro lado, sacrificándose con nosotros, dando las cosas más preciosas con nosotros; y es ese mismo sacrificio el que nos absuelve.


Amigos, ¿qué nos pide Dios que nos sacrifiquemos? Esa es la pregunta difícil este segundo domingo de Cuaresma. ¿Qué es tan valioso para nosotros que podría generar dudas ilícitas al dar, desafiar nuestra generosidad? ¿Es nuestro trabajo? ¿Nuestra casa? ¿Planes futuros? ¿Dinero o ahorros? ¿Posesiones? Relaciones? Dios conoce bien el control que estas cosas, incluso estas cosas buenas, pueden tener sobre nosotros. Pero todavía las pide, precisamente porque son preciosos para nosotros. Son ofertas con verdadero valor, verdadero costo.


Y Dios les pide que no nos prive, sino que nos bendiga.


La Transfiguración que vemos en el evangelio de hoy es un destello de la gloria que Jesús tuvo con el Padre desde antes de la creación del mundo. Nuevamente, el Padre habla hoy: “Este es mi Hijo amado [mi único, como el Isaac de Abraham]…. Escúchenlo." Dios no pedirá nada que no esté dispuesto a darse a sí mismo; y en Jesús tenemos el modelo de todo nuestro dar, todo nuestro sacrificio. Cristo revela un camino de sacrificio y sufrimiento, sí, pero ese camino también conduce a esta gloria de la que somos testigos hoy. ¡Una gloria, amigos, que Jesús ya nos ha ganado! "Si Dios está a nuestro favor, ¿quién estará en contra nuestra?"


Una vez más, ¿cuál es el sacrificio que Dios les pide hoy? Junto con esa pregunta está esta: ¿Qué bendición les está preparando Dios para experimentar el mañana? La Transfiguración es una promesa, una promesa de que toda oscuridad tiene un amanecer; que toda lucha tiene una victoria; que toda muerte tiene resurrección. Este es el camino de Jesús y somos sus discípulos.


La confianza y la fe de Abraham trajeron no solo la salvación para Isaac ese día, sino también la nueva promesa de innumerables descendientes y bendiciones para la eternidad. Pablo sabía que Dios está aquí, de nuestro lado, apoyándonos en cada prueba posible. Jesús mostró que incluso a través del camino del sufrimiento y el sacrificio, se puede tener gloria. Nuestra tarea hoy es aprender estas lecciones: la lección de que Dios tiene el control y que Él está a nuestro favor. No hay victoria sin sacrificio, e incluso Dios mismo experimenta esto. Pero lo experimenta con nosotros.


Confia en el.

17 views0 comments

Recent Posts

See All
SIGN UP AND STAY UPDATED!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Fr. Austin Murphy.  Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon