top of page
  • Writer's pictureFr. Austin

¿Dónde está nuestra fruta?

Nuestras

Parroquias tuvieron 69 jóvenes que recibieron el Sacramento de la Confirmación el año pasado. Dimos la bienvenida a otros 20 en la Iglesia en la Vigilia Pascual. Bautizamos a 100 niños el año pasado. Y 85 personas hicieron su Primera Comunión. ¿Cuántos de estos niños, individuos y familias asisten regularmente a misa y participan en la vida de la Iglesia y las parroquias? ¡Puedo contarlos con mis manos, con mis dos manos!


Hace casi diez años, un estudio encontró que por cada persona que se convertía en católica en los Estados Unidos, seis y media se iban. La mitad de esos jóvenes, de 18 a 35 años, que fueron criados como católicos, ya no son católicos. Ese número probablemente se ha acelerado, especialmente desde la pandemia. Y lo vemos como "normal" cuando nuestras familias de educación religiosa, padres de bebés bautizados y adolescentes recientemente confirmados no están aquí.


Hermanos y hermanas, ¡esto es exactamente lo contrario de lo que Cristo nos ha pedido que hagamos! Si una persona pasa por la instrucción religiosa, en el hogar, la escuela o un programa de educación religiosa, y no ve la necesidad de comprometerse con su fe, entonces esa persona no se ha encontrado con Jesús; y esa parroquia no ha hecho su trabajo de evangelizar, de hacer lo que Jesús nos llama a todos a hacer: “Hacer discípulos de todas las naciones”.


Bueno, antes de que huyas de lo que podría parecer otra homilía de "por qué la gente no viene a la iglesia", déjame poner esto en el contexto de lo que acabamos de escuchar. Nuestras lecturas de este fin de semana nos hablan de temas “agrarios” u “hortícolas”. Isaías habla de hacer la tierra “fértil y fructífera, dando semilla al que siembra”, y Jesús toma esa semilla y la pone en manos de un “sembrador [que] salió a sembrar”. El Salmo Responsorial nos dice que “La semilla que cae en buena tierra dará una cosecha fructífera”. Y Pablo, escribiendo a los Romanos, dice que los que creemos “tenemos las primicias del Espíritu”.


El mensaje es claro: Dios quiere frutos: los frutos deben ser un producto normal de nuestra fe y de nuestras parroquias. Y para ser claros, esta fruta no es simplemente su cuerpo en estos bancos. El fruto es algo que alimenta a los demás; es algo que da alegría; la fruta invita a otros a acercarse al árbol y descubrir lo que tiene para ofrecer.


Cuando hablamos de fruto en la Iglesia, estamos hablando de la relación vivificante con Jesús. Esto no es algo que simplemente “me hace sentir bien”, sino que es algo que lleva la Palabra de Dios que da vida a otros. Botánicamente, “fruto” es cualquier estructura de una planta que lleva semillas. A la luz de nuestras lecturas de hoy, este fruto es el que lleva la Palabra de Dios a los demás.


Cuando un árbol no da fruto, su vida se acaba. Cuando una parroquia no da fruto, lo mismo. A medida que continuamos evaluando nuestra comunidad pastoral y nuestra misión de hacer discípulos y vivir el Evangelio, debemos dar el paso difícil de evaluar nuestro fruto. ¿Qué podemos hacer para producir más y mejores frutos? ¿Cómo podemos cultivar nuestra comunidad para que nuestro fruto sea audaz y atractivo para los demás? ¿Cuál es el fruto que estamos buscando?


El fruto que debemos dar es el resultado del don que Dios derrama sobre nosotros: la “semilla” sembrada en nuestros corazones dispuestos. Ese fruto es la unidad en la fe, sí, ¡incluso amar y compartir con “la otra parroquia!” Es la paz, el amor y la alegría lo que es visible para los demás. Es compasión; es mansedumbre. Es un deseo de salir, más allá de nuestras fronteras, para compartir la vida que nos ha sido dada.


A medida que avancemos como una comunidad de fe unida, necesitaremos cultivar nuestro fruto. Esto también puede significar una poda difícil. Sin embargo, esto se hace con miras a obtener aún más y mejores frutos. Todos nosotros estamos llamados; ninguno está excluido. Recuerde, el sembrador no discriminó en cuanto a qué suelo sembró. Nadie tiene excusa; nadie está exento de esta tarea de dar fruto y hacer nuevos discípulos.


Quejarse no hace una cosecha fructífera; ni endulza la cosecha. El trabajo fiel sí lo hace. Tenemos trabajo que hacer, pero la cosecha es la mejor que podemos imaginar.

4 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page